domingo, 2 de julio de 2017

EVANGELIO DEL DOMINGO XIII DEL T. ORDINARIO 2 DE JULIO

El que no toma su cruz, no es digno de mí. Quien los recibe a ustedes me recibe a mí.






Proclamación del santo Evangelio según san Mateo: 10, 37-42

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus  apóstoles: "El que ama a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a su hijo o a su hija más que a mí, no es digno de mí; y el que no  toma su cruz y me sigue, no es digno de mí.

El que salve su vida la perderá y el que la pierda por mí, la salvará.

Quien los recibe a ustedes me recibe a mí; y quien me recibe a mí, recibe al que me ha enviado.

El que recibe a un profeta por ser profeta, recibirá recompensa de profeta; el que recibe a un justo por ser justo, recibirá recompensa de justo.

Quien diere, aunque no sea más que un vaso de agua fría a uno de estos pequeños, por ser discípulo mío, yo les aseguro que no perderá su recompensa".

 Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario