viernes, 2 de diciembre de 2016

EVANGELIO DEL VIERNES I DE ADVIENTO 2 DE DICIEMBRE

Quedaron curados dos ciegos que creyeron en Jesús.




SANTA BIBIANA O VIVIANA DE ROMA MÁRTIR

Proclamación del santo Evangelio según san Mateo: 9, 27-31

Cuando Jesús salía de Cafarnaúm, lo siguieron dos ciegos, que gritaban: "¡Hijo de David, compadécete de nosotros!" Al entrar Jesús en la casa, se le acercaron los ciegos y Jesús les preguntó: "¿Creen que puedo hacerlo?" Ellos le contestaron: "Sí, Señor". Entonces les tocó los ojos, diciendo: "Que se haga en ustedes conforme a su fe". Y se les abrieron los ojos. Jesús les advirtió severamente: "Que nadie lo sepa". Pero ellos, al salir, divulgaron su fama por toda la región.

Palabra del Señor. 


Gloria a ti, Señor Jesús.



jueves, 1 de diciembre de 2016

EVANGELIO DEL JUEVES I DE ADVIENTO 1 DE DICIEMBRE

El que cumple la voluntad de mi Padre entrará en el Reino de los cielos.




SAN ELOY OBISPO

Proclamación del santo Evangelio según san Mateo: 7, 21. 24-27

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "No todo el que me diga: '¡Señor, Señor!', entrará en el Reino de los cielos, sino el que cumpla la voluntad de mi Padre, que está en los cielos.

El que escucha estas palabras mías y las pone en práctica, se parece a un hombre prudente, que edificó su casa sobre roca. Vino la lluvia, bajaron las crecientes, se desataron los vientos y dieron contra aquella casa; pero no se cayó, porque estaba construida sobre roca.

El que escucha estas palabras mías y no las pone en práctica, se parece a un hombre imprudente, que edificó su casa sobre arena. Vino la lluvia, bajaron las crecientes, se desataron los vientos, dieron contra aquella casa y la arrasaron completamente".

Palabra del Señor. 


Gloria a ti, Señor Jesús.



miércoles, 30 de noviembre de 2016

EVANGELIO DEL MIÉRCOLES I DE ADVIENTO 30 DE NOVIEMBRE SAN ANDRÉS APÓSTOL

Ellos, inmediatamente, dejando las redes, lo siguieron.




SAN ANDRÉS APÓSTOL

Proclamación del santo Evangelio según san Mateo: 4, 18-22

Una vez que Jesús caminaba por la ribera del mar de Galilea, vio a dos hermanos, Simón, llamado después Pedro, y Andrés, los cuales estaban echando las redes al mar, porque eran pescadores. Jesús les dijo: "Síganme y los haré pescadores de hombres". Ellos inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron.

Pasando más adelante, vio a otros dos hermanos, Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, que estaban con su padre en la barca, remendando las redes, y los llamó también. Ellos, dejando enseguida la barca y a su padre, lo siguieron. 

Palabra del Señor. 



Gloria a ti, Señor Jesús.